Me gusta el color naranja, me gusta el otoño y estas rutas cortas que ofrecen, en un agradable paseo, muchas de las virtudes de Asturias: árboles, ríos, montes y como colofón final…cascada de Xurbeo…y pote.

A 10 minutos de Moreda, junto a Mieres, llegamos a Murias, un pueblo de apenas 150 vecinos donde no falta, fuente, lavadero, hórreos, paneras, iglesia con texu y como no, bares.
Junto a la carretera, bien indicada, se inicia la ruta hacía la cascada de Xurbeo. Media hora de camino con el río negro de testigo y toda una alfombra de hojas de castaño, abedul y avellano. Después de cruzar el río, nos espera un gran repecho, domingueros como nosotros tuvimos que hacer una pequeña parada para coger algo de aire mientras ya, cerca, se dejaba oír la cascada que después de las primeras nevadas de noviembre bajaba con fuerza.

Hora de comer

De vuelta en Murias no quedaba el último repecho para llegar a la cima del pueblo y degustar el menú que nos ofrecía el Asador El Corral : riquísimo Pote y un sabroso cordero. 

Categorías: Aller

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: